Las buenas cosas requieren paciencia y tu guión es una de esas buenas cosas. No solo has de tener paciencia para escribirlo, no hacerlo rápido y sin pensar, sino analizar...