La literatura, por temas presupuestarios, te permite mucho más que un guión explorar mundos imaginarios, fantásticos y, a priori, inalcanzables. La imaginación no tiene límites y debes crear la historia...