Cómo reponerse cuando alguien arruina tu sueño de ser guionista

Estás de bajón porque alguien te ha dicho que no vales para ser guionista. Porque leyó algo tuyo y, por lo que sea, no le gustó. O simplemente porque te tenía cierta animadversión personal.

No te preocupes.

A todos nos ha pasado y, por supuesto, no significa que no valgas para esto.

Te vuelvo a recordar que tu sueño es una carrera de fondo. Y va a ser así el resto de tu vida.

La mayoría de los guionistas que conozco han tenido la misma experiencia. En algún momento, alguien les dijo que se dedicaran a otra cosa. En España suele ser recurrente lo de que te aconsejen que estudies unas oposiciones.

A Kevin Smith, el director y guionista de películas como ‘Clerks’, ‘Mallrats’ o ‘Persiguiendo a Amy’, no lo conozco, pero sé que a él también le ocurrió. Lo publicó en su Facebook hace unos meses.

En su caso fue la madre de una novia que tenía.

Sí, muchas veces no es alguien de la profesión, sino alguien más cercano a ti.

Smith mostró un post-it en el que se leía una nota que en 1989 le escribió la madre de la novia con la que acababa de romper. Lo que ponía era “Kevin Smith nunca será un escritor famoso. No tiene suficiente fuerza y motivación. Te deseo suerte”.

kevin-smith-letter-e1484266048218

Puedes leer el post completo AQUÍ.

Cuando lo leas, supongo que te cabreará, pero, a la vez, te alegrará. Te cabreará que alguien trate de arruinar los sueños de un aspirante a guionista. Te alegrará saber que Kevin Smith supo sobreponerse a ese fatídico vaticinio. Y si él pudo, tú también puedes.

Eso sí, te va a costar esfuerzo, sudor y lágrimas.

Lo que hizo Kevin Smith es ponerse esa nota en su escritorio y, cada vez que la leía, se ponía a escribir como un loco para probar que aquella mujer estaba equivocada.

Esta victoria de Kevin Smith te tiene que servir de ejemplo para seguir luchando por tus sueños, tengas la edad que tengas.

Pero somos seres humanos y seres sociales. Cada uno de nosotros teje una compleja red de relaciones y trabajos y manejamos las conexiones entre familia, amigos, jefes y compañeros de trabajo, el gobierno, los medios y la sociedad en su conjunto.

¿Qué has de hacer cuando alguien quiere arruinar tu sueño?

¿Cómo sigues trabajando por tus sueños cuando alguien te dice: “no lo vas a conseguir, no vales para esto, ni te molestes”?

Es difícil no empezar a dudar de ti mismo.

Y lo importante es que te conviertas es una persona resiliente.

Ya te expliqué lo importante que es la resiliencia para los guionistas.

Hay que saber llevar las críticas y las alabanzas. Y, sobre todo, no dejar que lo que digan los demás te haga mella.

Kevin Smith pudo haber elegido creer en lo que decía aquella mujer. Podría haber dejado de escribir en ese momento. Pero en vez de usar aquella nota como evidencia de su falta de talento, eligió que aquel fuera el combustible que le hiciera ir hacia adelante.

Como dice Kevin Smith, nadie puede escribir tu historia por ti. Solamente lo puedes hacer tú. Así, algún día escribirás ese guión que cambie tu vida. Los resilientes no dejan que la emoción de un momento dicte el éxito o fracaso futuro. Pero claro, eso es lo difícil.

Todos los guionistas encuentran tarde o temprano a alguien que trata de hundirles. La solución no es atrincherarte en ti mismo, en un búnker subterráneo y sólo comunicarte con el mundo a través de internet, porque los arruinadores de sueños andan por ahí fuera.

En lugar de eso, es la hora de hacer resiliencia constructiva, lo primero que debe estar en tu agenda.

Nadie puede escribir tu historia por ti.