📣 Próximo curso en streaming: MARKETING PARA GUIONISTAS. Días 27, 28, 29 y 30 de Mayo. Plazas limitadas.

¿Qué es ‘deus ex machina’ en un guion?

Hace unas semanas hablamos sobre los giros de guion y las diferentes formas en las que se manifiestan en el cine. Sin embargo, hoy nos centramos en un fenómeno que podría entrar dentro de esta categoría pero que, a su vez, es distinto a todo el resto de giros argumentales: el ‘deus ex machina’ ¡Vamos a adentrarnos en ello!

Es un término que proviene del latín y que significa algo así como ‘el dios que baja de la máquina’. Esto nos puede dar alguna pista. Yéndonos muy a los inicios, ‘deux es machina’ era un término que utilizaban los griegos en el teatro antiguo cuando las tramas se les empezaban a hacer tan complicadas y enredadas, que la única solución para solventarlas era hacer que una figura divina bajara del mismísimo cielo a solucionar todo este enredo.

Aunque no lo parezca, esto es real y, a día de hoy, se ha extrapolado al cine y es un recurso que preferiblemente no se debería utilizar. Se trata de ese desenlace forzado que vemos en muchas películas donde la trama se empezaba a complicar tanto que perdía sentido, por lo que se recurre al ‘deus ex machina’ como un “parche” para la historia. Aparece algo, alguien o sucede algún acontecimiento cualquiera, que resuelve el conflicto de manera milagrosa. En la mayor parte de los casos, suele reducirse a una huida no muy inteligente de la trama y resta calidad a la obra.

Afortunada o desgraciadamente, ocurre más de lo que pensamos. Por lo que vas a ver algunos clásicos ejemplos para ilustrar este fenómeno. ¡Aviso importante! Todos los ejemplos contienen spoilers explícitos de las películas.

Superman (Richard Donner, 1978)

Esta película acaba con la muerte de Lois, la mujer a la que ama Superman. Fallece al caerse por una de las grietas del terremoto que está agitando California, y él no puede socorrerla ya que está ocupado salvando al mundo. Pero, en esta época que un final no fuese feliz… no era muy habitual. Por lo que decidieron solventar esta situación y, ¿qué hace Superman? Empieza a volar alrededor del planeta en dirección contraria a la de la Tierra, consiguiendo así retroceder en el tiempo al momento antes de que Lois muera. Esto, evidentemente no tiene ningún tipo de lógica ni realismo, pero sí consiguieron que los protagonistas tuviesen un final feliz.

Jurassic Park (Steven Spielberg, 1993)

Este filme histórico no está abierto a discusión por muchos cinéfilos. Pero, al margen de ser una película icónica y una de las grandes joyas de los 90s’, el uso de un ‘deus ex machina’ en el final es algo que no se puede poner en duda. En la escena final, los protagonistas están a punto de ser atacados por un grupo de velociraptors que los arrinconan y amenazan. No tienen escapatoria y todo apunta a que van a morir. Pero no es así. De pronto, el dinosaurio más temible de todo el Parque, el  T-Rex, aparece y se pone de parte de los humanos; ataca a los velociraptors y les deja escapar. Así, porque sí.

Toy Story (John Lasseter, 1995)

También hay ejemplos de ‘deus ex machina’ en la animación. En esta película, según se va acercando el final, llega un momento en el que Woody y Buzz están perdidos, solos y sin forma de reencontrarse con su dueño. A esto además se le suma que Andy no sabe que ha perdido a sus dos juguetes más importantes. Pero, gracias a un repartidor de pizza que para en la gasolinera donde se encuentran Buzz y Woody y que, mágicamente se dirige hacia la pizzería donde está Andy, los protagonistas consiguen reencontrarse y, de nuevo, un final feliz para todos. ¿Probable? Quién sabe. Pero feliz sí que es.

¿Conoces algunos más “deux es machina” clamorosos de la historia del cine?