📣 Próximo curso en streaming: MARKETING PARA GUIONISTAS. Días 27, 28, 29 y 30 de Mayo. Plazas limitadas.

¿Qué es el «arma de Chéjov»?

¿No te ha pasado alguna vez que estás viendo una película y los personajes encuentran un objeto, por ejemplo, una llave, que parece ser muy importante y que luego la usarán para resolver algún problema, pero después acaba la película quedando la llave completamente olvidada y dejándote frustrado por esta decepcionante expectativa?

Pues bien, eso es un “arma de Chéjov” fallida.

¿Y qué es un “arma de Chéjov”? A continuación, te lo explico todo sobre este curioso recurso narrativo.

El “arma de Chéjov” como recurso narrativo

El término «arma de Chéjov» se refiere a un concepto narrativo acuñado por el famoso escritor ruso Antón Chéjov. Este principio establece que, en una obra de ficción, ya sea en un relato corto, una obra teatral, una película… Ningún elemento debe estar presente si no es relevante para la trama. Es decir, si un objeto, personaje o detalle se introduce en una historia, debe tener algún propósito o función en la trama, ya sea para desarrollar el personaje, avanzar en la trama o contribuir al significado general de la obra.

El término se originó a partir de una cita de Chéjov que dice: «Si en el primer acto se cuelga un rifle en la pared, en el segundo o tercer acto debe dispararse. De lo contrario, no debería estar allí». Esta frase encapsula la idea de que cada elemento en una historia debe tener una razón de ser y no debe ser introducido al azar sin ningún propósito narrativo, enfatizando así la economía y la coherencia de la narración.

El principio del «arma de Chéjov» se ha convertido en un concepto fundamental para muchos escritores, guionistas y dramaturgos, que lo utilizan como una guía para crear historias cohesivas y significativas. La idea es evitar la introducción de elementos innecesarios que solo distraigan a la audiencia, y en su lugar, enfocarse en aquellos que contribuyan al desarrollo y la conclusión de la trama.

De esta manera se sugiere que los elementos presentados al principio de una historia, aunque puedan parecer insignificantes en ese momento, deben tener consecuencias o relevancia posterior en la historia.

Las expectativas del “arma de Chéjov”

Por ejemplo, si un personaje menciona que guarda un arma en su escritorio, el espectador esperará que esa arma se utilice en algún momento de la historia. Si al final la pistola nunca se utiliza y no tiene ninguna relevancia para el desarrollo de la trama o los personajes, su inclusión puede parecer injustificada y desconcertante para el público.

Esto hace que se sientan decepcionados y engañados por las expectativas que se les han hecho tener puesto que se les había plantado una semilla que no ha llevado a ningún lado. Se sienten traicionados por una promesa que se les había hecho que no se ha llegado a cumplir.

Ejemplos del “arma de Chéjov” en el cine

Como ya te he mencionado, un “arma de Chéjov” no tiene por qué ser específicamente un arma, puede ser cualquier elemento en una historia y un gran ejemplo de este recurso narrativo lo podemos encontrar en todo un clásico de la ciencia ficción, Regreso al Futuro (Robert Zemeckis, 1985). Al principio de la película mientras Marty y su novia Jennifer pasean por su ciudad una señora se les acerca y les habla sobre la torre del reloj que lleva parado desde hace treinta años debido a un rayo y que debe ser conservado como parte de la historia de su ciudad.

La importancia de la torre del reloj se vuelve a remarcar cuando Marty viaja a 1955 y se da cuenta de que la torre del reloj funciona perfectamente y finalmente, es en el clímax de la película cuando vemos cómo se resuelve esta “arma de Chéjov”.

Cuando Doc y Marty se dan cuenta de que necesitan mucha energía para que funcione el Delorean para devolver a Marty al futuro, Marty cae en la cuenta de que sabe exactamente cuándo y dónde va a caer un rayo que pueden usar y aquí entra por supuesto, por todas las pistas y menciones que se nos han dado durante toda la película, la famosa torre del reloj.

Otro ejemplo del “arma de Chéjov” a una escala mayor lo podemos encontrar en Toy Story 3 (LeeUnkrich, 2010), en la que finalmente, después de ver a los pequeños marcianitos verdes obsesionados con el gancho durante tres películas, finalmente, esta graciosa cualidad, salva a los queridos juguetes cuando están a punto de quemarse en la incineradora.

Puede que esta reiteración comenzara como una repetición divertida, pero al llegar el final de la trilogía, el hecho de que se mantenga y finalmente el gancho haga su gran aparición, hace de ella un “arma de Chéjov” muy satisfactoria.

¿Te ha resultado curioso? Ahora ya conoces otro término importante en el mundo del guion y puedes conocer muchos otros más en otros artículos de nuestro blog como “Macguffin” o “giro de la trama”. Con todos ellos, ¡te convertirás en un guionista experto!