📣 Curso ya disponible online: MARKETING PARA GUIONISTAS.

Las mejores películas de casinos de la historia

Las películas sobre juegos de azar tienen un drama inherente porque, por definición, tratan sobre el riesgo que asumen los jugadores en las mesas de juego. El drama que rodea al mundo de los juegos de azar atrapa a los espectadores con sus historias de grandes victorias y pérdidas devastadoras. Desde los primeros días del cine, las películas de casinos han sido esenciales para la industria cinematográfica. Unas obras que profundizan en el funcionamiento interno de los casinos y la vida de los grandes apostadores. Robert De Niro, George Clooney, Steve McQueen, Clive Owen, Paul Newman y una gran cantidad de otros actores reconocidos han aparecido en algunas de las mejores películas de juegos de azar de la historia.

Antes de que Hollywood se interesara por las películas de casinos, existía la idea errónea de que los juegos de azar eran una actividad de ocio para personas adineradas. Con el aumento de la popularidad de este tipo de obras, asociadas tradicionalmente al cine negro, muchas personas cambiaron completamente su visión sobre el mundo de los casinos. Hoy en día, cualquier aficionado puede disfrutar de modalidades de juego como la ruleta, el blackjack o las máquinas tragaperras en el casino en 888, uno de los operadores más importantes del mercado español de juego online. A raíz del crecimiento de los juegos de azar en nuestro país, hemos realizado una lista de las mejores películas de casinos de la historia.

El jugador (1974)

El jugador, la versión de James Caan de 1974, no la de Mark Walhlberg de 2014, narra la historia de Axel Freed, un profesor de literatura aficionado a los juegos de azar. La trama alcanza un punto álgido cuando el personaje principal apuesta imprudentemente una enorme cantidad de dinero, lo que pone su vida en peligro. Poco a poco descubrimos que Axel no está interesado en los juegos de casino, sino en el riesgo de apostar en las mesas de juego. Necesita perder, sentirse en riesgo, ponerse en peligro. Axel hace apuestas simplemente para meterse más y más en problemas, incluso argumentando que, para él, la verdadera diversión de los juegos de azar es perder.

Axel Freed, interpretado por James Caan, es un personaje totalmente convincente y original. No tiene influencias de otras películas sobre juegos de azar ni de otros papeles que ha interpretado en otras obras. El director checo Karel Reisz también completa la historia con personajes específicos y originales, como la madre de Axel, Naomi (Jacqueline Brooks), una persona competente e independiente que entrega dinero a su hijo porque teme por su vida, y el abuelo (Morris Carnovsky), que entiende el comportamiento de su nieto por el riesgo de los juegos de azar. En resumen, El jugador (1974) cuenta la búsqueda desesperada de Axel Freed por la próxima partida en las mesas de juego.

Croupier (1998)

Clive Owen ha sido una presencia tan familiar en la gran pantalla durante las últimas dos décadas que ahora es difícil recordar cómo fue su llegada al mundo del cine. El actor británico se presentó de manera bastante espectacular ante el gran público en la película Croupier. Owen interpreta a Jack Manfred, un aspirante a escritor con problemas económicos y desesperado por el dinero. En esa situación, decide aceptar un trabajo de croupier de un casino para salir adelante, por lo que poco a poco se familiarizará con el mundo de los juegos de azar.

La película dirigida por el británico Mike Hodges muestra una imagen diferente del glamuroso mundo de los casinos con la que Hollywood siempre ha familiarizado a los espectadores. Todo ello desde la novedosa perspectiva de un croupier, persona encargada de administrar una mesa de juego, y con la icónica recreación de la lúgubre vida del casino que es completamente embriagadora. Una película magnética que atrapa a los espectadores, especialmente por la interpretación de Clive Owen.

California Split (1974)

Bill Denny (George Segal) es un escritor que luchar por equilibrar su trabajo con su afición por el juego y Charlie Waters (Elliott Gould) es un personaje despreocupado que no tiene ninguna expectativa en la vida y antepone el juego a todo lo demás. Ambos personajes se encuentran en una partida de póker en Los Ángeles y entablan una amistad basada en su amor mutuo por los juegos de azar. California Split narra el viaje de ambos personajes mientras buscan ganar el premio más grande en las mesas de juego.

California Split sigue siendo quizás la película más subestimada de la filmografía de Robert Altman. Una obra que destaca por el encanto desenfrenado de los dos protagonistas, en una bonita exploración de la amistad entre dos hombres que comparten la misma pasión: el juego. Además, como no podía ser de otra manera, hay muchos juegos de azar, que Altman filma con una gran maestría, centrándose en los personajes peculiares que visitan los casinos. 

Bugsy (1991)

Bugsy no es solo un vistazo cinematográfico al brillo y el glamour del mundo del juego, sino que también es una película biográfica que trata sobre el legendario mafioso neoyorquino Benjamin “Bugsy” Siegel. La película narra las aventuras de este gánster, interpretado por Warren Beatty, en su sueño de crear una meca de los juegos de azar y los casinos en Las Vegas. Esta obra profundiza en la idea de Bugsy y cómo ayudó a convertir la ciudad situada en el desierto de Mojave en lo que es hoy.

El mafioso neoyorquino deja atrás a su familia para centrarse en sus dos grandes pasiones: la atractiva y temperamental Virginia Hill (Annette Bening), y su idea de construir una ciudad de lujo y juego en el desierto de Nevada, Las Vegas. De esta forma, Bugsy se centra más en el nacimiento de Las Vegas como meca de los juegos de azas y los casinos.

The Cooler (2003)

La mejor cualidad de The Cooler es conocer a su protagonista, Bernie Lootz (William H. Macy), un perdedor profesional cuyo trabajo es arruinar la buena racha de cualquier gran apostador de Las Vegas simplemente jugando en la misma mesa. Shelly Kaplow (Alec Baldwin), el dueño del casino, aprecia la capacidad de Bernie para mantener su establecimiento de juego en el lado ganador. Cuando sólo faltan unos días para que Bernie quede en paz con Shelly, ya que había contraído importantes deudas de su etapa como jugador, sus habilidades comienzan a fallar cuando conoce a una camarera llamada Natalie Belisario (Maria Bello), de quien se enamora perdidamente. A partir de ese momento, la trama florece y el realismo pasa a un segundo plano ante el romance de Bernie y Natalie.