📣 Curso ya disponible online: MARKETING PARA GUIONISTAS.

Desde Hitchcock hasta David Lynch: el thriller y sus tipos.

En 1909, David W. Griffith estrena Lonely Villa, un film que podemos considerar como el inicio del género cinematográfico que ha conquistado a la mayor parte del público con el transcurso del tiempo: el thriller.

Del inglés ‘to thrill’ (estremecer, emocionar), el thriller siempre se ha basado en el suspense y el misterio a través de la información y/o desinformación que se nos da al espectador.

Y no es hasta los años 30, que este género gana prestigio y sofisticación, gracias al director británico Alfred Hitchcock. ¿Te suena? Seguro que sí. El rey del thriller podríamos llamarle, con historias llenas de sorpresas y misterio, e influenciándose del terror para construir sus historias y personajes.

A lo largo de la historia, el thriller se ha sometido a numerosas ramificaciones y especializaciones y esto ha llevado a la creación de distintos subgéneros del mismo, que te vengo a desarrollar aquí.

¡Empecemos!

Thriller de suspense/o

Se caracterizan por la anticipación y la tensión, utilizando como principal herramienta la incertidumbre, lo desconocido, la intriga y el misterio a medida que se desarrolla la trama. El suspenso se logra gracias al uso de giros argumentales y revelaciones preguntándose qué sucederá a continuación. El ejemplo más famoso sería Rope (Alfred Hitchcock, 1948) o Seven (David Fincher, 1995).

Thriller de acción

Son historias donde las protagonistas son las escenas de acción, emocionantes persecuciones, explosiones y situaciones de alto riesgo. Este tipo de guion se centra en la emoción y la adrenalina, con tramas llenas de intriga y enfrentamientos físicos entre el héroe y los villanos, como la saga entera de James Bond (1962-2021) u Oldboy (Park Chan-wook, 2003).

Thriller psicológico

Lo principal son los aspectos psicológicos y emocionales de los personajes. Este tipo de guiones exploran los comportamientos, las motivaciones ocultas, los conflictos internos y las perturbaciones anímicas de los roles principales a través de juegos mentales. El más conocido sin duda, destacando sobre todo el thriller de investigación (con la famosa figura del serial killer). Aquí destacan muchos directores, pero no puedo no nombrar The Machinist (Brad Anderson, 2004), Black Swan (Darren Aronofsky, 2010) o Mother! (Darren Aronofsky, 2017).

Thriller de ciencia ficción

Este subgénero destaca sobre todo por sus efectos visuales y la tecnología aplicada para conseguirlos. Sin duda es uno de los favoritos, ya que suele centrarse en historias distópicas en las que se retrata una trama futurista donde el ser humano está en constante peligro y se enfrenta a numerosos obstáculos provocados por el avance de la ciencia y la tecnología. Hablaríamos de películas como Alien (Ridley Scott, 1979) o, combinándolo también con el terror, A Quiet Place (John Krasinski, 2018).

Thriller romántico

Las relaciones, los romances y el sexo, lleva a una combinación perfecta uniendo estos aspectos con la intriga y el suspense. Sin ser el más popular, ha habido algunos relatos románticos sobre obsesiones, crímenes o personajes psicópatas, que nos han impresionado y cautivado, como Blue Velvet (David Lynch, 1986), Memento (Christopher Nolan, 2001) o Gone Girl (David Fincher, 2014).

¿Echas en falta algún subgénero del thriller? Por favor, escríbeme un email y me lo comentas.