Cursos de guión y otras maneras de ser guionista

Por LUIS MURILLO MORENO

Hace años, muchos años, cuando yo empecé a juntar palabras para formar escenas, y luego sumaba las escenas para construir secuencias, y después ordenaba las secuencias para contar una historia, no había cursos de guión. Ni libros para estudiar la «carrera» de guionista.

Yo lo aprendí todo leyendo «El Plazo», un guión que escribió Narciso Ibáñez Serrador sobre mi obra de teatro titulada «Equipaje de sombras». Un guión sumamente eficaz donde se cumplían a rajatabla las tres reglas básicas del thriller de terror: un planteamiento original, un desarrollo con interés in crescendo y un desenlace inesperado pero lógico.

Bueno, todo, lo que se dice todo, no. Ni siquiera lo sé todo ahora, puesto que ésta es una profesión en la que se ha de estar en un aprendizaje constante. Pero sí puedo decir que fue un curso de guión acelerado.

syd field cursos de guión

Syd Field es uno de los gurús del guión y muchos aspirantes a guionistas se han comprado sus libros.

LOS CURSOS DE GUIÓN

Hoy, por el contrario, hay de todo. Innumerables cursos de guión, tanto impartidos desde el sector público como por profesionales a nivel privado. Decenas, centenares de profesores de guión. Incontables libros para aprender a escribir guiones, tanto traducciones de los grandes gurús norteamericanos como de los gurús autóctonos. Y, además, están las masters classes. Se invita a guionistas estadounidenses a dar «clases magistrales» y se les escucha con auténtica reverencia. Y, por supuesto, muchas de sus afirmaciones realmente son dogmas de fe y se intentan poner en práctica.

Escribir guiones posee una doble vertiente: arte y oficio. Arte porque la creación de una historia es un ejercicio donde entran en juego elementos y facultades como la imaginación, la fantasía, la capacidad elucubrativa,  la lógica, la insistencia, la pasión, la fe en uno mismo, etc. Y es oficio porque el guionista pertenece a una industria y se tiene que someter a las reglas que ésta impone. En consecuencia, conviene aprender estas normas prácticas

Es decir, hoy, quien desee convertirse en guionista de cine tiene a su alcance numerosas oportunidades para aprender la teoría y práctica del guión y, muchos de ellos, a precios razonables. Estos cursos, presenciales, tutoriales, online, etc., poseen cada uno su metodología en función del tipo de alumnos al que van dirigidos. Muchos, repetimos, suelen ser eficaces. Nosotros, en CREAMUNDI, hemos optado por el modo mentoring, por convertirnos en tutores de proyectos, en base a las razones que aducimos aquí.

MINICURSO  DE INICIO

Si deseas ser guionista y no quieres, o no puedes, hacer ninguno de dichos cursos, bien por razones económicas o por falta de tiempo, te propongo este minicurso de inicio a tu actividad de guionista. Un minicurso que deberías complementar con un curso más amplio en el futuro.

1.- Ve muchas películas e intenta adivinar lo que va a pasar antes de que ocurra en pantalla.

2.- Lee  el  guión de dos o tres películas de éxito de los siguientes géneros: drama familiar, comedia romántica, thriller , terror y aventura.

3.-  Crea una buena historia. Pero no pienses que tienes una buena historia hasta que la des a conocer y la opinión sea mayoritariamente favorable.

4.- Ten claro lo que es una idea, una sinopsis, un tratamiento, una escaleta y un guión. No te saltes ningún paso del citado proceso creativo.

5.- No cuentes con palabras en el guión lo que se está viendo en imagen.

6.- No metas en el guión ninguna escena o secuencia innecesarias.

7.- Al espectador le puedes ocultar información, pero no le engañes JAMÁS.

8.- No te saltes nunca la lógica. Te pillarán enseguida.

9.- No te obsesiones con poner «diálogos inteligentes». La linea divisoria entre «inteligencia» y «estupidez» no mide más de un escuálido cabello.  Con que los diálogos sean eficaces es suficiente.

10.- Una vez escrito el guión, consigue que lo lean algunos familiares y amigos, seguro que sus comentarios te ayudarán a enriquecerlo.

EL ALMA DEL GUIÓN

Sin embargo, dominar la teoría y la práctica la mayoría de las veces no es suficiente para escribir un buen guión. Sobre todo, porque hay que  insuflarle un alma. Algo que no se puede aprender  en ninguno de las numerosas  lecciones de dichos cursos por la sencilla razón de que no lo puede explicar ningún profesor.

¿Que qué es «el alma de un guión»?

Pues… ya me gustaría a mí saberlo para poder explicarlo. El alma, como nos enseña la teología, es algo intocable, etéreo, espiritual, invisible… Nadie la ha visto y, por tanto, no se puede describir con palabras.

Sólo se puede sentir… en tu propia alma.

Yo la he sentido, por ejemplo, en Ladrón de bicicletas, Johnny cogió su fusil, Campeón, Casablanca, La vida es bella, Cinema paradiso, Los puentes de Madison, El niño con el pijama a rayas…

Si logras transmitir «alma» a tus guiones, seguro que triunfarás.

– ¿Quieres conocer nuestro servicio de mentoring de proyectos?

– ¿Quieres que hagamos un análisis de tu guión?

– 13 frases de Juego de Tronos que te harán más fuerte como guionista