📣 Próximo curso en streaming: MARKETING PARA GUIONISTAS. Días 27, 28, 29 y 30 de Mayo. Plazas limitadas.

Cómo escribir el guion de una adaptación

Seguro que alguna vez has leído algún libro que al acabarlo te haya hecho pensar “Me encantaría verlo en pantalla, sería una película genial.” O una obra de teatro. O un cuento. O un cómic.

Y es que, sin darnos cuenta, en el mundo del cine estamos rodeados de adaptaciones, ya sean más fieles o interpretaciones más abiertas. Desde adaptar clásicos como William Shakespeare, a escritores más modernos como Stephen King o cuentos para niños como serían la mayoría de las películas de Disney.

Y es que las adaptaciones tienen muchas ventajas como revisitar una historia ya contada de otra manera en otro medio, dando un nuevo enfoque o hacer que cierta historia llegue a más gente que de otra manera no la conocerían. Además del hecho de que al ser tu obra una adaptación, es una IP, es decir, una propiedad intelectual, lo que le da un valor añadido para vender tu guion aunque para ello por supuesto, debes siempre asegurarte de tener los derechos.

Las ideas originales son esenciales en el cine, pero las adaptaciones son claves también y ninguno de los dos tipos de historia está por encima de la otra. De ahí que en tantos premios se reconozca tanto el guion original como el adaptado.

Así que, ¿no tienes una idea original clara, pero hay una historia ya contada que te mueres por transmitir al cine o incluso a televisión? A continuación, te cuento cosas que debes tener en cuenta para crear una adaptación, ya sea para una película o para una serie, ya que los dos formatos pueden ser formas de adaptar una historia.

Pasos para hacer un guion adaptado

Escribir el guion de una adaptación, ya sea de un libro, una obra de teatro u otro medio, es un proceso creativo que requiere atención a los detalles y por encima de todo respeto por el material original ya sea más libre tu adaptación o sólo esté inspirada, no completamente basada, en la historia original. Para hacer una buena adaptación, estos serían los primeros pasos que deberías cumplir.

Estudiar el material original

Antes de comenzar a escribir el guion, es fundamental que te familiarices bien con el material original. No sólo leerlo o verlo sino estudiarlo y pasar tiempo analizándolo y viendo cómo lo vas a traspasar a la pantalla. Lee el libro, ve la obra de teatro, etc, varias veces para comprender la trama, los personajes, los diálogos y los temas principales. Así serás capaz de conocerlos de arriba abajo y sabrás cómo traspasar las acciones y los personajes de forma fiel e interesante al cine o televisión.

Identifica los elementos clave

Durante tu estudio, identifica las partes más importantes de la historia, como los personajes principales, los puntos de giro y los temas centrales. Esto te ayudará a determinar qué aspectos debes incluir en tu guion y cuáles has de descartar puesto que, aunque sea una adaptación, siempre va a ser imposible reproducir la historia exactamente igual pues lo que funciona en una novela por ejemplo, puede no funcionar en una película o en una serie. Hay que saber diferenciar qué funciona para cada medio.

Determina la estructura

Decide cómo vas a organizar las secuencias, las diferentes escenas, los puntos de giro… Esto puede implicar que debas cambiar el orden de los hechos, eliminar tramas secundarias menos relevantes o cambiar la forma de presentar a los personajes. Eso sí, aunque debas realizar varios cambios, asegúrate siempre de mantener la coherencia narrativa.

Crea el tratamiento

Seguro que ya lo sabes, pero nunca se insiste demasiado. Hacer un esquema o un tratamiento antes de ponerte a escribir el guion que describa los principales acontecimientos de la historia y sus correspondientes escenas, los arcos de los personajes y sus acciones es esencial, puesto que siempre ayuda a visualizar cómo se va a desarrollar tu guion, y cuando estás adaptando algo, es incluso más útil puesto que ves cómo funciona la historia en pantalla.

El diálogo

Al adaptar cualquier tipo de obra, es probable que necesites ajustar los diálogos para que funcionen en el formato del guion cinematográfico. Asegúrate de mantener la voz y el tono de los personajes, pero sé flexible para hacer cambios que mejoren la narrativa en el nuevo medio.

Mantén la coherencia temática

Tu adaptación (ya sea más fiel o más libre) debe mantener la coherencia temática y emocional del material original. Esto significa que los temas y los mensajes principales deben permanecer intactos, incluso si algunos detalles específicos cambian en la adaptación. Si no, ya no estarás haciendo una adaptación ya que te habrás desviado de tu propósito original y estarás escribiendo tu propia idea por encima de la que pretendías adaptar.

La importancia del guion adaptado

Como has podido ver, la habilidad para transformar una historia de un medio a otro requiere un equilibrio delicado entre mantener la esencia del material original y adaptarse al formato audiovisual, lo que te desafía a ser creativo y respetuoso con la obra base. No olvides tampoco que los guiones adaptados desempeñan un papel vital en la diversidad y la riqueza del cine y la televisión, a la vez que honran y preservan historias que han cautivado a las audiencias a lo largo del tiempo.

También te comparto aquí otro artículo sobre cómo escribir una novela para que sea llevada al cine, por si tu sueño de escribir una película va además precedido por tu deseo de escribir un libro y quieres ver tu idea hecha realidad en ambos formatos.

Con todo esto, ¿a que te han entrado ganas de convertir tu libro favorito en una película o una serie? Pues ya sabes por dónde empezar, ¡manos a la obra!