La idea ya no es tuya, sino de la marca y tú tienes que darle forma en tu branded content.

Branded Content: la Marca es la Idea (I)

Los creativos de cine y televisión han comenzado a reciclarse, y los que no lo hayan hecho, antes o después tendrán que ponerse las pilas en cuanto a la óptica desde la que abordar su trabajo. Nos referimos al hoy famosísimo branded content.

Vamos a ser crudos: nuestras ideas estupendas hay que pasarlas a un segundo plano, a la recámara. Ahora, y más en el futuro, las ideas maravillosas son las marcas. Es decir, Movistar, Carrefour, el BBVA, el Banco de Santander, Honda, Repsol, Mercadona, El Corte Inglés, Toyota, etc.

Nos explicamos.

Se acabó la labor del creativo solitario frente a la página en blanco, o frente a la pantalla de Word. Se acabó el equipo reunido en torno a una mesa en plan brainstorming. Se acabaron las genialidades del productor con las que había que hacer florituras de todo tipo para arreglarlas con el fin de que aparecieran mínimamente viables. Las ideas ya existen. Lo que hay que hacer es darles forma. Por ejemplo

La idea ya no es tuya, sino de la marca y tú tienes que darle forma en tu branded content.

El smartphone se ha convertido en una parte esencial de nuestra vida y eso debe estar presente en tu branded content. (Foto: Movistar).

MOVISTAR

Esta empresa de telefonía, fija y móvil, más internet, mas televisión, lo que llaman Fusión Movistar, es en sí una idea. Y a partir de esta idea, hay que desarrollar un “algo” para que su división de márketing financie ese “algo”: un juego, una app, una webserie, una peli, un programa de televisión…

Y lo más difícil. Hay que hacerlo de una manera inteligente para que el público no se dé cuenta de que le están vendiendo las bondades de comprar los productos de Movistar. O que si se da cuenta, no le importe, porque lo que está viendo le está entreteniendo o le aporta valor.

Tras darle vueltas y vueltas al magín, don Creativo no tarda en llegar a la conclusión de que lo mejor que le viene a la marca es un programa televisivo relacionado con el teléfono. Lógico. No hay que ser muy brillante para llegar a dicha conclusión. Pero como existen numerosos espacios, sobre todo concursos, donde aparecen los teléfonos, se estruja las meninges para hallar algo diferente.

Y termina encontrándolo, una sitcom, una comedia de situación de unos veinticinco minutos para la franja horaria que existe entre el final del telediario y el comienzo del prime-time. Y además, enseguida le salta la chispa del título.

MOVILIZADOS

¿Qué os parece el título? ¿Captáis el mensajito que encierra subliminalmente…? Movilizados… Móvil… Movi..star…

Don Creativo queda satisfecho de él y se dice: vamos bien. Cuatro o cinco días, a una media de ocho intensas horas, y tendrá el primer borrador del informe para presentar a los altos ejecutivos de la marca. Bueno, en esas ocho horas hay que contar el tiempo que le dedica a mirar el whatsapp cada diez minutos y el correo cada quince, los inevitables tuits y comentarios de facebook, las visitas a los blogs de cine y televisión, la revisión de las audiencias, el llevar y traer a los peques a la guardería o al colegio, pasar por los chinos a comprar tornillos y tacos para colgar un cuadro que le regalaron sus suegros hace dos navidades, etc.

Diez días después tiene un pre-informe donde aparece una plaza en la que se levanta, entre otros edificios, un gran inmueble de oficinas, un bar con terraza y una tienda de Movistar. Plaza a la que bajan los empleados de las citadas oficinas a tomar un café, a fumarse un cigarrillo y a charlar por el móvil de asuntos que no quieren hablar delante de los compañeros de oficina…

¡Ojo! Hay que quitar lo de los cigarrillos porque es un icono negativo para la marca… Quitado.

Y lo que hablan diversos personajes, unos fijos y otros eventuales pasando de vez en cuando por delante de la tienda Movistar, o entrando a ella a comprar un cargador, unos auriculares, una batería, etc., etc., etc., es la esencia del programa.

Pero como Don Creativo aún no se ha metido a fondo con la creación de personajes, vamos a dejarle una semana más para que lo haga con tranquilidad. Y es que diseñar un personaje cómico no es nada fácil.

Así que hasta la semana que viene.